14 sept. 2013

EL TRIENIO LIBERAL

GOLPE DE RIEGO (1820)
Riego fue un símbolo de los liberales de España durante el siglo XIX y principios del XX. Se alzó contra el absolutismo de Fernando VII, quien tras regresar del exilio proclamó de nuevo el absolutismo, traicionando el espírito liberal que había nacido en Cádiz durante la Guerra de la Independencia. Su objetivo fue instaurar un nuevo régimen constitucional que tendría como norma básica la pionera Constitución de 1812, redactada ocho años antes por las Cortes de Cádiz. Sus proclamas aun resuenan por Andalucía, al grito de ¡Viva la Pepa!.

Tales hechos llevaron a España a un nuevo y breve periodo liberal (Trienio Liberal), y como conmemoración se escribió una marcha militar dedicada al Teniente Coronel Riego, inspirada en los tradicionales himnos militares con acento de pasodoble y de la "Marsellesa", de referencia en aquella época. Su compositor fue José Melchor Gomis.
Fue el himno nacional durante el Trienio Liberal de 1820-23 y oficial en la Primera y Segunda República. Durante la Primera Guerra Carlista era cantado por las tropas liberales, siendo prohibido durante la Década Ominosa de Fernando VII y parte del reinado de Isabel II.
Aunque la letra de este himno ha sufrido transformaciones a lo largo de la Historia, aquí os dejo con ella:
Serenos y alegres, valientes y osados,cantemos, soldados,el himno a la lid.
De nuestros acentos el orbe se admire y en nosotros mire los hijos del Cid.
Soldados la patrianos llama a la lid,
¡Juremos por ella vencer o morir!
¡Blandamos el hierro que el tímido esclavo del libre, del bravo, la faz no osa ver!
Sus huestes cual humo veréis disipadas, y a nuestras espadas fugaces correr.
Soldados, la patria nos llama a la lid,
¡Juremos por ella vencer o morir!
El mundo vio nuncamás noble osadía
Ni vio nunca un día más grande el valor que aquel que inflamados
nos vimos del fuego excitar a Riego de Patria el amor
Soldados la patria nos llama a la lid,
¡Juremos por ella vencer o morir!
Honor al caudillo, honor al primero que el cívico acero osó fulminar.
La patria afligida oyó sus acentosy vio sus tormentos en gozo tornar.
Soldados, la patria nos llama a la lid,
¡Juremos por ella vencer o morir!
Su voz fue seguida, su voz fue escuchada, tuvimos en nada, soldados, morir.
Y osados quisimos romper la cadena que de afrenta llena del bravo el vivir.
Soldados, la patria nos llama a la lid,
¡Juremos por ella vencer o morir!
Ya la alarma tocan; las armas tan sólo el crimen o el dolor podrán abatir.
¡Que tiemblen, que tiemblen, que tiemble el malvado, al ver al soldado la lanza esgrimir!
Soldados, la patria nos llama a la lid,
¡Juremos por ella vencer o morir!
La trompa guerrera sus ecos da al viento, horror al sediento, ya ruge el cañón.
A Marte, sañudo, la audacia provoca y el ingenio invoca de nuestra nación.
Soldados la patria nos llama a la lid,
¡Juremos por ella vencer o morir!
Se muestran: ¡volemos,volemos, soldados!
¿Los veis aterrados la frente bajar?
¡Volemos, que el libre por siempre ha sabido al siervo rendido la frente humillar.
Y como colofón, un "pequeño despiste" de los organizadores de la Copa Davis de Tenis en la final de 2003, quienes cantaron el Himno de Riego como si todavía estuviese vigente:

No hay comentarios:

Publicar un comentario